Idioma

Moneda

Descubra nuestras villas

5 de las mejores playas de la Costa Brava

Hoy en día, resulta del todo complicado encontrar playas que sobrevivan a la explotación turística y se conserven salvajes. Sin embargo, este es el caso de los pequeños paraísos de arena blanca que se encuentran en la Costa Brava. En esta zona encontrará calas escondidas que le transportarán a un mundo en el que reinan la tranquilidad y la calma. Si lo que necesita es disfrutar de unas vacaciones en contacto directo con la naturaleza y admirar algunos de los paisajes más increíbles de España, son más de 200 kilómetros de costa los que le esperan en la Costa Brava.
Además, nuestras villas de lujo cuentan con todo lo necesario para que, además de descubrir paisajes únicos, disfrute de una estancia realmente perfecta. Villanovo ha seleccionado para usted 5 de las mejores playas de la Costa Brava.

5 de las mejores playas de la Costa Brava - Costa Brava

Las playas de Begur: lugares emblemáticos de la Costa Brava

El pueblo de Begur se sitúa en lo alto de una colina, en el corazón de Ampurdán. Su litoral extenso y el color azul de sus aguas mediterráneas dejan entrever que, sin duda, este lugar esconde algunas de las mejores playas y calas de la Costa Brava. La cala de Aiguablava cuenta con 75 metros de playa y está compuesta por un paisaje digno de cualquier postal, aunque en verano suele estar muy masificada. Sin embargo, debe visitarla aunque sea solo una vez para disfrutar de uno de los rincones más emblemáticos y vírgenes de la zona. Además, es ideal para ir con niños por la poca profundidad de sus aguas.

Sa Riera es otra de las playas que encontrará en este lugar. Es una de las más grandes de este pueblo y conserva su carácter tradicional. De hecho, podrá ver algunas casas de pescadores. Y si busca una cala resguardada, deberá visitar la cala de Aiguafreda. Con la única compañía de un pequeño muelle repleto de embarcaciones, este lugar es ideal para disfrutar de la tranquilidad. A la cala de Sa Tuna es difícil acceder, pero verá que merecerá la pena tan pronto descubra este pequeño paraíso de aguas limpias y transparentes.

 

Playa de Cadaqués: un pueblo lleno de magia

Son muchas las playas de este encantador pueblo las que aún conservan su carácter salvaje. Son rocosas y cuentan con aguas transparentes, por lo que darse un baño aquí es todo un lujo. Sin embargo, en ella no encontrará grandes cantidades de arena fina, como pasa en otras zonas de la Costa Brava. Esta carencia se ve totalmente compensada por sus paisajes vírgenes, así que no dude en visitar, por ejemplo, Playa Grande, donde encontrará arenales y una profundidad muy baja, por lo que los niños podrán jugar y nadar con toda seguridad.  La Playa del Ros es la que más se asemeja al concepto de “playa”. Aquí podrá ponerse las gafas de buceo y descubrir las especies de peces que conviven en este fondo marino. ¡Será una experiencia genial en familia!

Cabe destacar que, además de sus impresionantes calas, el pueblo de Cadaqués es un atractivo turístico en sí mismo. Situado en el parque natural del Cabo de Creus y plagado de pequeñas casas pintadas de blanco, Cadaqués enamoró al gran Salvador Dalí y, seguramente, también logre conquistarle a usted.

 

Playa de Es Castell (Palamós)

Esta playa simboliza el esfuerzo de unos vecinos que quisieron luchar contra una construcción que destruirá uno de los paisajes más increíbles de la Costa Brava.  Fue en 1994 cuando convocaron un referéndum para evitar que un campo de golf acabase con este rincón de la costa ampurdanesa. Gracias a ello, esta playa, de fácil acceso, es considerada por muchos la más vírgen de la zona. Cuenta con arena fina y está protegida contra los vientos predominantes de esta costa. Aquí podrá disfrutar en familia de actividades como kayak, snorkel o comer en uno de los dos restaurantes que allí se encuentran. Además, podrá ver los restos del poblado íbero de Es Castell.

Playa del Senyor Ramon (Santa Cristina d'Aro)

A pesar de que acceder a esta playa no es una tarea fácil, merece totalmente la pena. Este pequeño paraíso, también conocido como cala Curcullada, se sitúa entre Sant Feliu de Guixols y Tossa de mar. Con sus más de 300 metros de playa, su arena gruesa, sus aguas cristalinas y sus acantilados que superan los 700 metros de altitud, este lugar escondido es un frondoso pinar le dejará atónito.

Cala Montjoi en Roses

Su estancia en la Costa Brava no tendría el mismo sentido si no visita la Cala Montjoi. Su encanto reside en su privilegiada ubicación. Y es que este lugar se encuentra en pleno Parque Natural del Cabo de Creus, donde podrá disfrutar de unas vistas que le sorprenderán. Gracias a su forma, sus aguas son tranquilas y está resguardada del viento, lo que hace que el ambiente sea de lo más agradable. Este maravilloso lugar también cautivó al chef Ferran Adrià, quien decidió abrir aquí su famoso restaurante: El Bulli. Y si quiere darle un poco de emoción a su estancia en este destino, no dude en disfrutar realizando deportes acuáticos. Cerca de aquí encontrará, por ejemplo, una escuela de submarinismo.

 

Descubra nuestra selección de villas de lujo para su próximo viaje Costa Brava

Villa Constance

5 Habitaciones

Villa Delicioso

5 Habitaciones

Villa Klem

5 Habitaciones