Idioma

Moneda

Buscar
1 Viajero
Adultos
Niños
Bebés
Contáctenos

Alquilar una villa de lujo en Seychelles

Viaje al corazón del Océano Índico

Filtrar

Seychelles

  1. Praslin
  2. Mahé

Número de habitaciones

  1. 1+
  2. 2+
  3. 3+
  4. 4+
  5. 5+
  6. 6+

Servicios e instalaciones

  1. Piscina
  2. Acceso directo a la playa
  3. Personal doméstico
  4. Acceso directo al mar
  5. Con niños
  6. Tenis
  7. Playa a 10 minutos
  8. En un campo de golf
  9. Gimnasio
  10. Jardín
  11. Sala de juegos
  12. Billard
  13. Jacuzzi

Temas

  1. Villas adecuadas para niños
  2. Villas adecuadas para yoga
  3. Villas con chef/cocinero
  4. Villas con jacuzzi
  5. Villas con jardin
  6. Villas con personal
  7. Villas con piscina
  8. Villas con pista de tenis
  9. Villas con privacidad extra
  10. Villas con vistas al mar
  11. Villas frente a la playa
  12. Villas frente al mar
  13. Villas junto al mar
  14. Villas para familias

Tipos de propiedad

  1. Villas de lujo
4 Villa Casas
4 300 € - 6 500 €Por noche
10 (12 max.) 5 5

Praslin - Praslin Este
4300 5
1 500 €Por noche
8 4 4

Mahé - Eden Island
1500 4
2 600 € - 4 200 €Por noche
8 4 4

Mahé - Costa oeste
2600 4
Precio : Consúltenos
12 6 6

Mahé - Costa oeste
0 6

Con estos criterios de selección, desgraciadamente no tenemos casa a proponerle.
Dejenos ayudarle !

Envíenos una demanda y le enviaremos varias propuestas rápidamente.

Perdido en el corazón del Océano Índico, al noreste de Madagascar, Seychelles es un destino perfecto para una luna de miel o unas vacaciones familiares idílicas debido a las hermosas playas y los exuberantes bosques con los que cuenta. Con un alquiler de villa de lujo en Seychelles, podrá disfrutar de su paraíso particular. En la isla de Praslin, podrá relajarse en la playa de Anse Lazio y nadar en las aguas turquesas que la bordean.

Para una agradable excursión, vaya en dirección al Valle de Mayo, inscrito en el Patrimonio mundial de la UNESCO por su riqueza florística. Descubrirá las famosas palmas de coco, cuya fruta, el coco-nalga, se ha convertido en el emblema del país, no solo por su forma, sino también por su endemismo. En la isla de La Digue, la experiencia es aún más auténtica si decide dar una caminata, un paseo en bicicleta o en carreta de bueyes a través de crestas verdes, hasta una playa de arena bañada por aguas cristalinas en Grand'Anse.